Informe de Cambio Climático de la ONU: ¿Cuáles son sus efectos en Argentina?

El trabajo del Panel Intergubernamental de Cambio Climático revela escenarios desoladores. ¿Cómo afectan a nuestro país?

Por Gabriela Ensinck

El sexto informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático que acaba de presentarse no trae buenas ni sorprendentes noticias. Su principal conclusión es que la temperatura media global aumentará por encima de 1,5 °C respecto de los niveles pre-industriales antes de fin de siglo… y la culpa es nuestra.

Según este trabajo, en el que 234 científicos de 195 países revisaron más de 14 mil publicaciones, el ritmo de calentamiento se está acelerando: «las temperaturas de la superficie del planeta han aumentado más rápido desde 1970 que en cualquier otro período de 50 años durante los últimos 2.000 años. Y existe evidencia científica concluyente respecto de la responsabilidad humana en esta aceleración del calentamiento global», comentó la climatóloga e investigadora del Conicet Carolina Vera, actual jefa de gabinete del ministerio de Ciencia y co-autora del informe, durante su presentación en Argentina.

Si bien el Acuerdo climático de París (2015) establece como objetivo que el aumento de la temperatura para finales de siglo no alcance los 2°C y preferentemente no supere 1,5°C… estas metas no serán alcanzadas. Tanto la marca de 1,5°C como 2°C se superarán durante las próximas décadas a menos que se reduzcan drásticamente las emisiones de dióxido de carbono (CO2), junto con otras gases de efecto invernadero (GEI), como el metano y el dióxido nitroso hasta llegar a un nivel neto cero en torno a 2050.

El documento, de más de mil páginas, detalla los efectos del cambio climático a nivel global, y regional y local, para que las autoridades de cada país y región puedan tomar medidas de mitigación y adaptación.

«Se avanzó muchísimo desde el último informe, que fue en 2013, sobre todo en demostrar la responsabilidad humana en la aceleración del Cambio Climático. Hoy podemos atribuir un evento como una ola de calor, lluvias extremas o sequías a factores antropogénicos», detalló por su parte Anna Sorensson, investigadora del CIMA (Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera), y co-autora del informe.

Sin embargo, destacó que la actual seguía del Río Paraná, aún no puede atribuirse a la actividad humana ya que es «un evento muy reciente y todavía no fue incluido en el informe del panel».

Al horno

«El aumento de la temperatura global por encima de 1.5° se alcanzará en los próximos 20 años», advirtió Sorensson. En el Panel se estudiaron cinco escenarios: desde la reducción de emisiones a prácticamente cero hacia 2050 (con lo que el aumento de las temperaturas globales podría estabilizarse); hasta,-si no hacemos nada para frenarlo-, superar holgadamente los 2°C de aumento de temperatura global antes de fin de siglo.

En todos los escenarios, el planeta se calentará 1,5°C. En la trayectoria de emisiones más ambiciosa, alcanzaremos 1,5°C en la década de 2030, superaremos los 1,6°C y las temperaturas volverán a bajar a 1,4°C a finales de siglo. Y en el peor escenario, si seguimos bajo el actual modelo de producción y consumo, llegaremos a un aumento de 2,7°C en 2100.

Si bien este informe no realiza recomendaciones, -solo describe científicamente los efectos del cambio climático-, sí deja en claro que «es urgente y necesario reducir los gases de efecto invernadero como el CO2 y el metano. En un próximo informe, que se conocerá en marzo, los científicos harán recomendaciones sobre cómo reducir esas emisiones», destacó Sorensson.

«En Argentina ya se están viendo cambios que se agravarán. En la Costa, se proyecta una suba del nivel del mar de 20 centímetros hasta 2050. Y ya tenemos lluvias torrenciales más frecuentes, lo que puede provocar inundaciones en ciudades costeras», aseguró Sorenson.

Y detalló: «En el Noroeste del país, la estación seca se está alargando y las lluvias se concentran en menos tiempo. En el sur, los glaciares están perdiendo volumen. Y las olas de calor, como la que sufrimos en 2013, serán más frecuentes».

Sin embargo, «no hay que pensar que si llegamos a 1.5°C de aumento de la temperatura global nos vamos a extinguir. Lo que tenemos que ver es cómo nos adaptamos», advirtió la investigadora de origen sueco, nacionalizada argentina.

Fuente: Economía Sustentable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s