25 de Mayo: la revolución, la democracia y nuestra historia en Argentina

Un investigador argentino reflexiona sobre el significado de la Revolución de Mayo en el contexto actual de la democracia y los desafíos que enfrentamos para construir un futuro inclusivo. Descubre cómo esta fecha patria sigue siendo relevante y nos invita a reflexionar sobre nuestra identidad como pueblo.

El 25 de mayo es una fecha emblemática en Argentina, que marca un hito en la construcción de nuestra identidad como nación. En ese sentido, el doctor José Vezzosi, investigador del CONICET en el Instituto de Estudios para el Desarrollo Social (INDES, CONICET-UNSE), nos invita a reflexionar sobre la importancia de esta fecha en relación con el 40 aniversario de la restitución de la democracia en nuestro país.

Según Vezzosi, el 25 de mayo y el 9 de julio son dos fechas fundamentales en nuestra historia, que nos invitan a reflexionar sobre el pasado y su significado en el presente. No se trata solo de recordar los acontecimientos que quedaron grabados en los libros de historia, sino de encontrarle un sentido desde nuestra realidad actual y proyectarlo hacia el futuro. En otras palabras, debemos asumir un rol activo como ciudadanos políticos y pedagógicos en la historia y ser protagonistas de nuestra propia revolución.

El investigador plantea la idea de convertir el ejercicio de la memoria histórica en un ejercicio político, ya que nuestras acciones y reflexiones sobre la historia pueden influir y transformar la realidad. A 40 años de la restitución de la democracia, es fundamental pensar en el 25 de mayo como un juego político-pedagógico que nos ubica como sujetos activos y creadores de la historia.

Vezzosi nos invita a indagar en quiénes son los actores políticos de nuestra revolución. El pueblo, como identidad política, no está fijo ni definido de antemano, sino que se va formando y transformando a lo largo del tiempo. Es importante preguntarnos quiénes han sido considerados parte de ese pueblo en cada momento político y quiénes han sido excluidos. Además, debemos reflexionar sobre qué intereses han guiado el ejercicio de la libertad en nuestra patria y qué proyectos políticos, económicos y culturales hemos propuesto y construido.

En el contexto actual de nuestra democracia, Vezzosi destaca algunos desafíos que debemos enfrentar. Entre ellos se encuentran la exclusión de sectores populares, que a menudo son objeto de discursos culpabilizantes y criminalizantes; la necesidad de una distribución más equitativa del poder y los recursos; el predominio de los medios de comunicación controlados por la lógica del mercado; y la importancia de atender las demandas de las comunidades indígenas y campesinas en la defensa de sus territorios y culturas.

El investigador nos insta a no quedarnos en una historia estancada y sin sentido, sino a aprovechar la conmemoración del 25 de mayo para reflexionar de manera productiva sobre nuestro presente. La revolución de mayo sigue siendo un proceso inacabado, especialmente en estos tiempos neoliberales, y enfrentar este desafío se vuelve apremiante.

En conclusión, el 25 de mayo no solo es una fecha para celebrar el nacimiento de nuestra patria, sino también para reflexionar sobre quiénes somos como pueblo y qué camino queremos seguir como sociedad. Es un llamado a asumir nuestra responsabilidad como sujetos políticos y construir juntos un futuro inclusivo y justo.

 

Editor: Daniel Ventuñuk

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s