Una de cada siete personas sufre migrañas

Las migrañas no deben confundirse con un simple dolor de cabeza. Es un tipo de cefalea vascular que se vive como una crisis: puede durar días e invalida a las personas para realizar sus tareas cotidianas ¿hay más tratamientos para migrañas que los analgésicos clásicos?

 

Por Gabriela Navarra

Náuseas, extrema sensibilidad a la luz, percepción de sonidos u olores extraños, manchas brillantes formadas por líneas o chispas («escotomas»), alteraciones del habla o de los movimientos. Todos pueden ser síntomas de un aura, un proceso que en muchos casos anuncia una migraña: un dolor de cabeza o jaqueca pulsátil, que «golpea» al ritmo de la circulación y aparece de un solo lado de la cabeza. Por esta razón también puede llamarse «hemicránea».

«Cefaleas es el nombre genérico que se le da a los dolores de cabeza -dice Alejandro Andersson, director médico del Instituto de Neurología de Buenos Aires (INBA). La cefalea tensional se vincula con contracturas musculares crónicas: duelen los músculos de acomodación ocular, frecuentemente al final del día y responde a relajantes musculares, corrección de la postura. También hay cefaleas por golpes, por meningitis. La migraña, en cambio, es un tipo de cefalea vascular y si bien suele producirse de un lado de cabeza también puede afectar toda la cabeza o algunas zonas. Hay dos tipos de migrañas: con y sin aura. Las migrañas aparecen en forma variable. Hay personas que tienen alguna crisis en forma esporádica y otras que las experimentan hasta 15 veces por mes, en forma crónica».

 

La migraña se experimenta como una crisis

Casi el 15% de la población sufre migrañas: una de cada 7 personas. Ocurre 3 veces con más frecuencia en las mujeres, con un pico entre 25 y 55 años. Las crisis pueden durar 2 o 3 horas, a 3 días. En uno de cada 4 hogares hay alguien con migraña. La población más activa es la que más lo sufre y más del 50% no puede desenvolverse o trabajar durante una crisis.

«La migraña se considera una de las principales causas de ausentismo laboral y el impacto que genera en la calidad de vida del paciente puede ser lo suficientemente importante como para requerir una debida atención», explica Norberto Raschella, jefe de Neurología del Hospital Universitario Austral.

«Básicamente -agrega Andersson- hacemos hincapié en la crisis dolorosa, pero el mecanismo que dará lugar a la migraña comienza antes. Primero, se produce vasoconstricción de los vasos sanguíneos del cerebro durante 15 a 30 minutos: llega poca sangre a determinados lugares. En ese período pueden aparecer los síntomas del aura. Hay pacientes que hasta quedan ciegos momentáneamente o que no pueden hablar. Después viene la dilatación de las arterias carótidas externas y el dolor, que en algunos casos es completamente invalidante».

El factor genético incide enormemente en las migrañas. La edad es otro factor que condiciona su aparición. Si bien existen casos de migrañas infantiles, es a partir de la pubertad que el problema se dispara. Las razones pueden ser hormonales. Una variable que explicaría por qué las mujeres son más afectadas que los varones. Antes y durante el ciclo menstrual o en el pico ovulatorio suelen aparecer con más intensidad.

En líneas generales, existe una hiperexcitabilidad del sistema nervioso central que subyace a los ataques de migraña: algunos cerebros son más «sensibles» que otros.

 

Qué puede desencadenar las migrañas

«Además hay realzantes del sabor en muchos alimentos que son vasoactivos -dice el neurólogo del INBA-. También puede disparar una crisis el alcohol. Los vinos tienen taninos y el champagne sulfitos. El tabaquismo, también, porque la nicotina tiene acción sobre el sistema nervioso. Las luces intensas y brillantes, los olores penetrantes pueden ser causantes. El tiempo es otro aspecto que puede influir: calor extremo, frío extremo, días previos a una tormenta. El estrés y la ansiedad pueden ser desencadenantes».

El ejercicio físico extremo, la deprivación de sueño y el uso de anticonceptivos orales son otros desencadenantes posibles, según Norberto Raschella. Y, en este sentido, es necesario hacer una advertencia. Las pacientes con migrañas con auras que además fumen y tomen anticonceptivos orales tienen un mayor riesgo de eventos vasculares, como por ejemplo, un ACV.

 

Impacto y tratamiento para migrañas

El neurólogo del Hospital Austral asegura que cada paciente es único y que no hay terapéuticas para todos, sino para cada caso en especial. «El tratamiento debe ser precoz y oportuno, cuanto más se tarda, más irregular es la respuesta», recalca.

Una investigación titulada «Más allá de la migraña, el verdadero Usted», realizada entre más de 12.000 migrañosos de 16 países del mundo, de la que participaron 500 argentinos, mostró cifras que dejan ver el impacto de las migrañas:

  • Casi 9 de cada 10 personas ven afectada su calidad de vida negativamente
  • La mitad dijo que la migraña alteró su desarrollo laboral
  • El 99% dejó de participar de eventos y acontecimientos importantes por tener migraña
  • El 36% manifestó que también afectó su vida sexual
  • Más de la mitad manifestó que oculta el problema, que produce frustración, enojo (especialmente en los más jóvenes), agotamiento y depresión (especialmente entre los mayores).

En el ámbito familiar, el 67% de los encuestados dijo que la migraña afectaba la capacidad de proporcionar apoyo incondicional a sus hijos. Y, 1 de cada 4 cree que al limitar su potencial el padecer migrañas tuvo un impacto negativo sobre el rendimiento escolar de los chicos (no poder asistirlos en sus deberes o preparación de clases).

 

Tratamientos para las migrañas y fármacos novedosos

La encuesta también evaluó el acceso al diagnóstico. Tres cuartos de los pacientes dijeron que demoraron hasta 3 años en ser diagnosticados, y un 23% esperó hasta dos años más todavía.

«Muchos médicos después de realizar exámenes donde no hay indicadores de que algo funcione mal le dicen a sus pacientes ‘quédese tranquilo, está todo bien’, pero es un mensaje complicado. La gente siente que le dicen que no tiene nada, cuando en realidad está sufriendo muchísimo. Existe una presión social por tolerar el dolor, sin comprender la discapacidad que eso produce», añade Andersson.

El abordaje terapéutico de la migraña ha ido cambiando los tratamientos con los años. Un aspecto importante es no abusar de los analgésicos sin prescripción médica, dado que si se toman varias veces por semana pueden terminar produciendo un efecto rebote y causar dolor.

«La idea es mejorar la vida de los pacientes -dice Alejandro Andersson-. Existen tratamientos para las crisis y los momentos de dolor, pero también para no estar siempre corriendo detrás de las crisis. Cuando un paciente migrañoso tiene más de 8 crisis por mes, es decir, 2 crisis por semana, tenemos que anticiparnos. Ahora existen productos más específicos que actúan cercanos al mecanismo genético que desencadena la crisis y tienen menos efectos adversos».

Distintas investigaciones permitieron determinar que el péptido (un tipo de moléculas formadas por la unión de varios aminoácidos) relacionado con el gen de la calcitonina (CGPR) está involucrado en el mecanismo de la enfermedad. Sobre esta base se diseñaron fármacos novedosos, anticuerpos monoclonales, que actúan puntualmente inhibiendo ese mecanismo.

En Argentina acaba de presentarse el primero de ellos, el Fremanezumab, que redujo hasta la mitad los días con crisis migrañosas. Puede administrarse en forma mensual o trimestral y mostró mantener sus efectos positivos hasta un año después de iniciada la administración.

«A veces se corre el riesgo de minimizar esta enfermedad poniéndola a la altura de los dolores de cabeza comunes, lo que puede hacer sentir muy incomprendidos a los pacientes que la sufren. Es una enfermedad en la que, muchos días al mes, la persona puede verse inhabilitada de hacer hasta lo mínimo y solo pensar en recostarse en la habitación. En ese contexto, la llegada de nuevas medicaciones es siempre una buena noticia», concluye Alejandro Andersson.

 

Fuente: PENSAR SALUD

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s