Los antiguos humanos cazaron monos durante miles de años

La típica imagen de los primeros humanos comiendo nos remite a un grupo sentado alrededor de una fogatra asando mamuts, aurochs (una especie de vaca granda) y carne de alce gigante. Pero no todos tenían las mismas prácticas de caza.

 

En las selvas tropicales de Sri Lanka, donde nuestros ancestros se aventuraron hace unos 45.000 años, la gente cazaba comida más modesta, principalmente monos y ardillas. Luego convirtieron los huesos de estos animales en proyectiles para mejorar sus técnicas de caza. La práctica continuó durante miles de años, haciendo de este el registro más largo conocido de humanos cazando otros primates, informan los arqueólogos .

Muchos científicos creían que tales bosques carecían de los recursos para que los humanos primitivos se establecieran con éxito. En cambio, nuestros ancestros aparentemente se adaptaron rápidamente a este y otros entornos desafiantes (como elevaciones altas y desiertos), en parte al descubrir cómo cazar de manera confiable presas difíciles de atrapar.

Para realizar la investigación, el arqueólogo Patrick Roberts, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana (SHH) en Jena, Alemania, y sus colegas analizaron huesos de animales recuperados de la cueva Fa Hien de Sri Lanka en Kalutara durante las excavaciones de 2009 y 2012. Los artefactos que incluyen carbón vegetal, restos de fauna, cuentas de concha y herramientas de hueso y piedra, indican que las personas ocuparon el sitio desde hace aproximadamente 45.000 a 4.000 años atrás.

Los científicos analizaron casi 14.500 huesos y dientes de animales en cuatro períodos de ocupación, y encontraron que los mamíferos del tamaño de gacelas eran los más comunes. Los monos (principalmente macacos y langures de cara púrpura, estos últimos habitan los árboles más altos, alcanzando unos 45 metros) y las ardillas de árboles constituían más del 70% de los restos identificados, que también incluían nutrias, peces, reptiles y aves. Menos del 4% de los huesos provienen de ciervos, cerdos y bóvidos, como el búfalo. Muchos huesos tenían marcas de carnicería y habían sido quemados, señales de que los humanos las procesaban para obtener carne.

201902_031
Los primeros humanos se establecieron en esta cueva de Sri Lanka hace 45.000 años.
 O. WEDAGE

Los arqueólogos también descubrieron numerosos microlitos (herramientas de piedra de formas diminutas), cuyo propósito aún no se conoce, pero que probablemente fueron utilizados para la caza. Además, identificaron unas tres docenas de puntos de proyectil óseo terminados o parcialmente completados. Estos humanos antiguos usaban “los huesos de los monos cazados para cazar más monos“, dice el coautor del estudio Noel Amano, arqueólogo de SHH.

Finalmente, los restos revelan que los primeros habitantes de Sri Lanka eran cazadores sostenibles, principalmente dirigidos a animales adultos , informan los científicos en Nature Communications. “Ellos cazaron a estos animales durante casi 40.000 años, sin conducirlos a la extinción“, dice Roberts. “Por lo tanto, deben haber tenido un conocimiento sofisticado de los ciclos de vida de los monos y una comprensión de cómo usar los recursos de manera inteligente“.

Los hallazgos respaldan la idea de que, a medida que los humanos se extendían por todo el mundo, tenían que pasar de la caza de animales grandes y errantes, como el mamut y el bisonte, a presas más pequeñas que “podrían soportar una mayor tasa de depredación“, dice el arqueólogo Robin Dennell de la Universidad de Sheffield en el Reino Unido, que no participó en el estudio.

Estos antiguos humanos probablemente ya sabían cómo cazar presas más ágiles y esquivas, dice Steve Kuhn, un arqueólogo de la Universidad de Arizona en Tucson. La gente había comenzado a cazar animales pequeños en Eurasia casi al mismo tiempo que ingresaban a Sri Lanka, señala, y es muy probable que hayan llegado con estas habilidades.

Kuhn también advierte que los primeros habitantes de Sri Lanka podrían no haber sido tan buenos administradores de recursos; lo más probable es que las poblaciones humanas fueran pequeñas y “no tuvieron mucho impacto” en el medio ambiente. Cazaron más monos y ardillas y menos ciervos o cerdos, dice, simplemente porque los animales más pequeños probablemente eran más abundantes. Como aquellos de nosotros que no tenemos tiempo para comprar y cocinar, y por lo tanto, compramos una hamburguesa o una pizza, estas personas tempranas pueden simplemente haber cazado y cenado a los animales que estaban más fácilmente disponibles.

Esta información ha sido publicada originalmente en Science por Virginia Morell

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s