Un nuevo estudio rebate la recomendación de beber dos litros de agua al día

Las necesidades de agua son muy variables y dependen de las características de la persona y el lugar en el que se vive.

Por Esther Samper

Desde hace décadas, la recomendación de beber 2 litros de agua al día ha estado presente en las sociedades de numerosos países. El origen de este mito se atribuye a un malentendido de los medios de comunicación sobre las declaraciones de la Junta del Consejo Nacional de Investigación de Alimentación y Nutrición de Estados Unidos en 1945. Esta organización manifestó en su momento: «Un aporte adecuado de agua para los adultos son 2,5 litros cada día en la mayoría de los casos. Un estándar normal para personas diversas es un mililitro por cada caloría de alimento. La mayoría de esta cantidad está presente en las comidas».

Los medios malinterpretaron y simplificaron este mensaje y difundieron la idea de que todas las personas adultas debían beber en torno a 2 litros o un número definido de vasos de agua al día. Profesionales sanitarios de gran relevancia pública, como el nutricionista Frederick Stare, contribuyeron a reforzar la presencia del mito en la población, al aconsejar consumir de seis a 12 vasos de agua diarios.

Si se tiene en cuenta cómo funciona el cuerpo humano, el consejo general de beber 2 litros de agua al día nunca tuvo ningún respaldo científico. No obstante, no existían estudios de gran calidad, objetivos, que permitieran cuantificar con precisión las necesidades de agua de un individuo, al considerar los múltiples parámetros que influyen en ello. Ahora, la revista Science ha publicado los resultados de la mayor y más rigurosa investigación hasta la fecha sobre cuáles son los requerimientos de agua de personas muy diferentes.

A pesar de que el agua es esencial para la supervivencia del ser humano, una de cada tres personas en el mundo (2.200 millones en total) no tienen acceso a agua potable. La crisis climática, las sequías asociadas y el crecimiento demográfico global podrían empeorar aún más esta situación en el futuro. Los autores del estudio sostienen que cuantificar las necesidades de agua de las personas y los factores que influyen en ello es crítico para tomar decisiones de salud pública globales tales como establecer suministros de agua para beber y comida abundante en agua.

El estudio, realizado por un equipo internacional de científicos, cuantificó el volumen de intercambio de agua de 5.604 personas de características muy diferentes en cuanto a edad, nivel socioeconómico, tamaño corporal, lugar de residencia, frecuencia de actividad física, porcentaje de grasa corporal. La edad de los voluntarios iba desde los 8 días de edad hasta los 96 años y procedían de 23 países. Para calcular el intercambio o renovación de agua en el cuerpo humano, los investigadores emplearon el método de rastreo por agua marcada con isótopos de deuterio (²H).

Este enfoque permite cuantificar cómo el agua se renueva en el organismo, mediante su ingesta, producción en el organismo (a partir del metabolismo), intercambio y eliminación, lo que guarda una estrecha relación con las necesidades de agua, aunque no sean exactamente lo mismo. De esta forma, la renovación de agua en una persona va a ser mayor que las necesidades de este líquido, ya que un 15 por ciento de esta renovación se da por el metabolismo, que libera agua, y el intercambio de este líquido a partir del aparato respiratorio o la piel.

Los participantes del estudio bebieron en torno a 100 mililitros de agua con un 5 por ciento de agua con deuterio, que se incorporó a sus organismos. El registro de la dilución de dicho isótopo en el cuerpo y de su eliminación permitió medir de forma objetiva el proceso de renovación del agua y el agua corporal total en cada persona.

Como era de esperar, la investigación mostró que la velocidad en el intercambio de agua en cada persona era muy variable y dependía de múltiples características de las personas y el lugar de residencia. Los datos muestran que la recomendación de beber dos litros de agua al día no es adecuada para la gran mayoría de la población. Esta cantidad es en muchos casos excesiva, si se considera las necesidades de las personas y que, normalmente, más de la mitad de la ingesta de agua se da a través de los alimentos. Así, en una persona sana, la recomendación general es que esta beba agua cuando tenga sed.

El factor que más peso tenía en el intercambio de agua fue el gasto energético. Por esta razón, los hombres de entre 20 a 35 años tenían un mayor intercambio de agua (de media, 4,2 litros de agua al día). En comparación, las mujeres de una edad similar tenían valores de 3,3 litros diarios. Por otro lado, había una renovación del agua más rápida en ambientes cálidos y húmedos, así como también en altas altitudes. Además, las personas que realizaban más actividad física, las embarazadas y las mujeres lactantes también tenían un mayor intercambio de agua. En cambio, a mayor edad, menor intercambio de agua. Por ejemplo, en los hombres y las mujeres de 90 años este era de tan solo 2,5 litros al día.

Los habitantes de los países en desarrollo también tenían una mayor renovación del agua en su organismo al cabo del día. Los investigadores plantean que esto se debe a que muchos de ellos viven en zonas con climas muy cálidos y sin acceso a aire acondicionado, lo que incrementa las pérdidas de agua en el organismo.

A partir de los hallazgos del estudio, los autores crearon una ecuación para predecir la renovación de agua diaria en el cuerpo humano de forma personalizada. Este dato que permite estimar con precisión las necesidades de este líquido en cada persona. La idea de los autores es que esta ecuación ayude a los países a predecir las necesidades de agua de su población.

Referencia: «Variation in human water turnover associated with environmental and lifestyle factors»; Yosuke Yamada et al. en Science, vol. 378, n.º 6622, págs. 909-915, 24 de noviembre de 2022.

Fuente: INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s