¿Por qué los perros inclinan la cabeza? Un nuevo estudio ofrece pistas

Los perros «dotados« a menudo hacen el gesto antes de identificar correctamente un juguete.

Por Rachel Fritts

De todas las cosas lindas que hacen los perros, inclinar la cabeza hacia un lado mientras te miran puede ser la más entrañable. Sin embargo, sorprendentemente se ha investigado poco por qué lo hacen. Ahora, un nuevo estudio de caninos «dotados», aquellos capaces de memorizar rápidamente varios nombres de juguetes, muestra que a menudo inclinan la cabeza antes de recuperar correctamente un juguete específico. Eso sugiere que el comportamiento podría ser un signo de concentración y recuerdo en nuestros amigos caninos, sugiere el equipo.

Los investigadores tropezaron con su hallazgo por casualidad mientras realizaban un estudio de perros «dotados para aprender palabras». La mayoría de los perros no pueden memorizar ni siquiera los nombres de dos juguetes, pero estos talentosos cachorros —todos border collies— podían recordar y recuperar al menos 10 juguetes que les habían enseñado los nombres. Un superproductor llamado Whiskey recuperó correctamente 54 de los 59 juguetes que había aprendido a identificar.

En el transcurso de varios meses, los investigadores probaron las habilidades de los perros para aprender y recordar las etiquetas de los juguetes, comparando sus habilidades con las de 33 perros «típicos». Los propietarios colocaron juguetes en otra habitación y los pidieron por su nombre. Solo los siete perros superdotados pudieron aprender y recordar nombres rápidamente. Pero estos perros tenían algo más en común: la inclinación de la cabeza.

El patrón era demasiado consistente para ser pura coincidencia, dice Andrea Sommese, investigadora de comportamiento animal en la Universidad Eötvös Loránd que dirigió el estudio. «Así que decidimos investigarlo».

Una búsqueda rápida en Internet arrojó muchos resultados especulativos que postulaban que los perros inclinan la cabeza para escuchar mejor, para escuchar palabras o tonos específicos o para ver más allá de sus hocicos. Sommese encontró una publicación con la hipótesis de que los perros de los refugios lo hacen con más frecuencia porque saben, en cierto nivel, que los humanos lo encuentran irresistible.

La literatura científica fue mucho más escasa. Una búsqueda de estudios previos sobre la inclinación de la cabeza arrojó sorprendentemente pocos resultados. Hubo algunos artículos veterinarios sobre la práctica como síntoma de ciertos problemas de salud, dice Sommese, pero nada sobre el comportamiento burlón familiar para los dueños de perros. Eso llevó a los investigadores a volver a sus propios datos para buscar pistas.

Los científicos descubrieron que, cuando se les pidió que recuperaran un juguete, los perros superdotados ladearon la cabeza el 43% del tiempo en docenas de pruebas, en comparación con solo el 2% del tiempo en perros típicos, informaron en Animal Cognition (aunque los perros dotados inclinaban la cabeza con mucha más frecuencia, tenían la misma probabilidad de recuperar el juguete correcto sin importar si hicieron el movimiento). Los animales incluso tenían un lado favorecido, al igual que los humanos favorecen su mano izquierda o derecha. Esto fue constante durante meses de grabaciones, independientemente de dónde se encontraba el dueño en relación con el perro. «Si un perro fuera inclinado hacia la izquierda, seguiría siendo inclinado hacia la izquierda», dice Sommese.

Todos los border collies del estudio estaban familiarizados con las palabras que se pronunciaban, señala, pero solo los perros dotados que habían asignado correctamente un significado a cada palabra exhibían consistentemente el comportamiento de inclinación. Eso significa que inclinar la cabeza no es solo un signo de familiaridad con sonidos particulares, argumenta Sommese. Si lo fuera, los 40 perros serían igualmente propensos a hacerlo. El equipo cree que podría estar relacionado con el procesamiento mental, un signo de alta atención o concentración en los perros superdotados. Los perros pueden estar haciendo referencias cruzadas del comando con sus recuerdos visuales de los juguetes, por ejemplo.

Monique Udell, investigadora de la interacción humano-animal en la Universidad Estatal de Oregon, Corvallis, nunca antes había visto la inclinación de la cabeza en un estudio como este. Advierte que estas observaciones son preliminares, pero dice que cree que podrían proporcionar una nueva dirección emocionante para la investigación sobre la cognición canina. «El siguiente paso es hacer más preguntas para saber qué significa realmente la inclinación de la cabeza», dice Udell. «¿Podemos usar la inclinación de la cabeza para predecir la aptitud para el aprendizaje de palabras, la atención o la memoria?».

Sommese espera dar seguimiento a este estudio averiguando qué tipo de sonidos podrían ser igualmente significativos para los perros no desviados, para provocar el mismo comportamiento. Hasta entonces, los dueños de perros tendrán que contentarse con saber que cuando un perro inclina la cabeza, probablemente solo esté haciendo todo lo posible por comprender lo que estás haciendo.

Traducido y editado por Daniel Ventuñuk

Fuente: Science

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s