La carrera para frenar la propagación de la desinformación de la vacuna COVID

Los investigadores están aplicando estrategias perfeccionadas durante las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020 para rastrear la propaganda anti-vax.

En marzo, Twitter se impuso: a los usuarios que difundan repetidamente información falsa sobre las vacunas COVID-19 se les suspenderá o cerrarán sus cuentas. Era un nuevo frente en una batalla de alto riesgo por la desinformación que podría ayudar a determinar cuántas personas se vacunan y con qué rapidez termina la pandemia.

La batalla también se libra en los laboratorios de informática y sociología de los Estados Unidos, donde los científicos que rastrean la difusión de información falsa en las redes sociales perfeccionaron sus habilidades durante las elecciones presidenciales estadounidenses del año pasado. Ahora están cambiando el enfoque, de afirmaciones falsas de que las elecciones fueron «robadas» a falsedades sobre las vacunas COVID-19. Algunas encuestas sugieren que más de una quinta parte de las personas en los Estados Unidos se oponen a recibir una vacuna.

Los investigadores están lanzando proyectos para rastrear y etiquetar la información errónea y la desinformación de las vacunas en las redes sociales, así como para recopilar cantidades masivas de datos para comprender las formas en que la información errónea, la retórica política y las políticas públicas interactúan para influir en la aceptación de la vacuna en los Estados Unidos.

Los científicos han identificado una amplia variedad de desinformación en torno al COVID-19 y las vacunas, que van desde teorías de conspiración de que la pandemia fue diseñada para controlar la sociedad o aumentar las ganancias de los hospitales, hasta afirmaciones de que las vacunas son riesgosas e innecesarias.

Un consorcio de investigación, denominado Virality Project, está ampliando las estrategias iniciadas durante las elecciones para ayudar a informar cómo las plataformas como Twitter y Facebook abordan la desinformación de las vacunas. Creado por investigadores de varias instituciones estadounidenses, incluida la Universidad de Stanford en California, la Universidad de Washington en Seattle y la Universidad de Nueva York, el equipo está trabajando con agencias de salud pública y empresas de redes sociales para identificar, rastrear e informar la desinformación que viola sus reglas.

Enfoque en las elecciones y las vacunas

Los investigadores de desinformación de EE. UU. Se han centrado en la elección y las vacunas COVID-19 debido al potencial de daño público significativo en estas áreas, dice Renée DiResta, gerente de investigación del Observatorio de Internet de Stanford.

Aunque las empresas de redes sociales preferirían no ser la policía de la verdad, estos son temas en los que hay tanto en juego que deben tomar medidas, dice, y agrega que cuando se trata de desinformación en línea, el potencial de daño debe sopesarse de cerca, contra el derecho a la libertad de expresión.

Los esfuerzos para contrarrestar la desinformación se intensificaron durante y después de las elecciones, que culminaron a principios de este año con las decisiones de Twitter y Facebook de expulsar al expresidente estadounidense Donald Trump de sus plataformas. Más recientemente, ambas empresas han presentado políticas destinadas a poner fin a la desinformación sobre las vacunas COVID-19.

En febrero, Facebook anunció que estaba ampliando sus esfuerzos para eliminar las afirmaciones falsas en su plataforma principal y en Instagram, que también es de su propiedad. Twitter siguió a principios de marzo. Ambas empresas declararon que no solo eliminarían publicaciones y tweets que perpetúan información falsa, sino que también cerrarán cuentas que violen repetidamente sus políticas.

Impacto de los super esparcidores

Estas políticas se alinean con la investigación que muestra que la información falsa en la web se propaga principalmente por un número relativamente pequeño de super difusores, a menudo medios de comunicación partidistas de alto perfil, personas influyentes en las redes sociales y figuras políticas, como Trump. Twitter fue un paso más allá al revelar su política de cinco golpes, que aclara cuándo los reincidentes verán sus cuentas suspendidas o revocadas permanentemente.

Esa claridad es algo bueno, dicen los investigadores de Virality Project. «Si la gente piensa que puede seguir violando las políticas, no es un buen elemento de disuasión», dice Carly Miller, analista de investigación del Observatorio de Internet de Stanford.

Esfuerzos como el Virality Project parecen ayudar. En un proyecto separado centrado en la integridad de las elecciones el año pasado, el mismo equipo de investigadores emitió más de 600 notificaciones a las plataformas de redes sociales con respecto a cuentas que habían violado sus políticas, tanto antes como después de las elecciones de noviembre. Facebook, Instagram, Twitter, TikTok y YouTube tomaron nota y etiquetaron, bloquearon o eliminaron hasta el 35% de los delincuentes, según un informe resumido publicado el mes pasado.

Evaluar el impacto preciso de las políticas COVID-19 de Twitter y Facebook será difícil, porque los investigadores no tienen acceso a los datos internos y las decisiones de las empresas de redes sociales, dice DiResta. Las empresas tampoco respondieron al enfoque de Nature en busca de comentarios.

Aunque los últimos esfuerzos de Twitter y Facebook deberían ayudar a reducir la desinformación, no necesariamente llegarán a la dinámica social y política más amplia que impulsa la desinformación y las preocupaciones sobre la vacunación, argumenta Amir Bagherpour, un científico político que estudia la desinformación en la Federación de Científicos Estadounidenses, un grupo de defensa en Washington DC.

Observatorio de información

El deseo de entender lo que la gente piensa sobre COVID-19 y por qué, inspiró el COVID States Project, un esfuerzo masivo para rastrear la opinión pública que se lanzó en marzo pasado con una subvención de 200.000 dólares de la Fundación Nacional de Ciencias de EE. UU.

Codirigidos por David Lazer, un científico político de la Northeastern University en Boston, Massachusetts, los investigadores han estado realizando encuestas de hasta 25.000 personas por mes, en los 50 estados de EE.UU., y han recopilado información sobre el uso de Twitter por casi 1,6 millones personas.

En febrero, alrededor del 21% de los encuestados dijeron que no recibirían la vacuna; esa cifra fue del 24% entre los trabajadores de la salud. Al igual que con la población en general, Lazer dice que el nivel de educación es un factor determinante: el 33% de los trabajadores de la salud con solo una educación secundaria dicen que no recibirían una vacuna, en comparación con solo el 11% de los que tienen títulos de posgrado.

El equipo ya está aprendiendo qué funciona y qué no cuando se trata de contrarrestar la información errónea sobre la salud. Sus resultados sugieren que los médicos y científicos son las fuentes más confiables, mientras que es menos probable que se crean los mensajes de figuras políticas abiertamente partidistas.

«Creo que serán los proveedores de atención primaria quienes liderarán la batalla contra la resistencia a las vacunas», dice Lazer. «La gente escucha a sus médicos, y si sus médicos dicen que está bien, eso influirá en sus decisiones».

Referencias

Lazer, D. y col. Preimpresión en OSF https://doi.org/10.31219/osf.io/a352z (2021).

Publicado originalmente en Nature

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s