En 2040 el 60% de la carne que comas saldrá de un laboratorio

La nueva revolución agrícola salvará al planeta y a los animales.

Por Irene Rivero

Hoy en día nadie usa el caballo como medio de transporte para ir a trabajar, al igual que a ninguno de nosotros se nos ocurriría contactar con un amigo mediante una paloma mensajera… La historia es clara en este sentido; la innovación ha ido retirando a los animales de los sistemas industriales y aunque hoy parezca ciencia ficción terminarán por desaparecer también del sistema de producción de carne.

De ello se muestra completamente convencido Bruce Friedrich, Director de Good Food Institute, quien asegura que estamos asistiendo a una nueva revolución agrícola; la de la carne creada en laboratorios a partir de células, conocida también como carne limpia. La solución, según Friedrich a dos de los problemas más importantes a los que se enfrenta el mundo; el cambio climático y cómo alimentar a los cerca de 10.000 millones de habitantes que seremos en 2050.

Pero, ¿Es seguro comer carne que ha crecido sobre una placa de Petri? ¿Cómo se realiza este proceso? Marta Zaraska, autora de Enganchados a la Carne, y al igual que Friedrich, convencida de que la revolución alimentaria pasa por sustituir la carne animal por nuevas alternativas, explica así el proceso del que fue testigo en el laboratorio de carne in vitro de la Universidad de Maastricht: “Cada pocas semanas llega un bloque pequeño de carne de ternera al laboratorio. Los técnicos extraen células satélites del músculo, un tipo de célula madre que se encarga de la regeneración muscular tras las heridas, y las ponen en las placas con una mezcla de nutrientes que ayudan a las células a multiplicarse. Después van a la incubadora, donde crecen en delgadas fibras musculares de 0,05 centímetros”.

De esta forma el producto que se obtiene es carne cien por cien real pero que no ha pertenecido a ningún animal sacrificado.

La idea de crear este tipo de carne surgió de los principios de la medicina cardíaca regenerativa; Si era posible hacer crecer tejido humano, por qué no también músculo animal.

El Dr. Mark Post, de la Universidad de Maastricht, está considerado el padre de la carne limpia. En 2013 presentó en Londres el primer filete de laboratorio. Producirlo costó 330.000 dólares, una cantidad que va reduciéndose según avanzan las investigaciones. La empresa Memphis Meats, de San Francisco, creada por la Doctora Uma Valetti, está produciendo ahora carne limpia por 40 dólares el gramo. Por su parte, Mosa Meats planea vender sus hamburguesas de carne creada en laboratorio por 10 dólares, muy pronto, posiblemente en 2020.

Científicos y expertos llevan años alertando sobre la ineficiencia de destinar millones de hectáreas a la producción de alimentos para animales de granja. Naciones Unidas apunta a la ganadería como una de las principales causas del calentamiento global ya que genera el 14,5% de los gases de efecto invernadero y consume el 30% de agua potable. Sin embargo la carne limpia requiere de muchos menos recursos. El ciclo de engorde de un pollo es de 6 semanas y mediante el cultivo directo de células se alcanza la misma cantidad en solo 6 días.

Menos recursos y también menos antibióticos, por lo que la carne limpia conlleva además ventajas para la salud humana. La gran cantidad de antibióticos que se administra al ganado contribuye al desarrollo de superbacterias resistentes que al año causan la muerte en el mundo de 700.000 personas. La carne in vitro, no contiene antibióticos y está exenta de bacterias con frecuencia presentes en la cadena de sacrificio y despiece de la carne convencional como la E. coli, la salmonela o contaminación por desechos.

La carne limpia evitaría además el sufrimiento de los miles de millones de animales que padecen vidas de confinamiento y maltrato en el mundo: 910 millones fueron sacrificados en los mataderos españoles solo en 2018.

Todas estas características colocan a la carne limpia en una posición destacada frente a la carne convencional en un futuro no muy lejano. El último informe elaborado por la consultora AT Kearney, basado en entrevistas con expertos, predice que en 2040 el 60% de la carne será cultivada a partir de células o elaborada con productos vegetales.

Una realidad de la que, por supuesto, es consciente la industria cárnica. Tom Hayes, director ejecutivo de Tyson Foods, el mayor productor de carne de los Estados Unidos, declaraba en la portada de la revista Bloomberg “Si podemos cultivar la carne sin el animal, ¿por qué no lo haríamos?”. La industria busca resultados y no dudará en subirse al carro de la revolución alimentaria.

Actualmente en el mundo hay ya decenas de ‘startups’ desarrollando productos de carne limpia. Gigantes de la tecnología e inversores como Bill Gates o Richard Branson ya han puesto su mirada en la carne limpia destinando fondos a la investigación. En España Bio Tech Food, ubicada en San Sebastián, lleva diez años investigando en este ámbito y prevé el lanzamiento de sus productos bajo la marca Ethica Meat en 2021. El objetivo último de todas estas empresas es lograr carne de igual o mejor sabor que la convencional, a menor costo incluso, y que esté al alcance de los consumidores .

La nueva revolución agrícola o transición nutricional, como queramos llamarla, se producirá porque el actual modelo es insostenible. Aliviará algunos de los grandes males del mundo, convirtiendo a las granjas industriales en un oscuro capítulo de nuestra historia. Salvará al planeta, a los animales y con ellos a nosotros mismos.

Créditos
Publicado originalmente en VICE

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s