No serían eficaces los principales tratamientos con anticuerpos monoclonales contra la variante ómicron

Casi todos los anticuerpos monoclonales utilizados para prevenir enfermedades graves no resisten la nueva variante, según muestran los análisis de laboratorio.

 

Por Max Kozlov

Los hospitales que se preparan para un aumento de COVID-19 causado por la variante de ómicron que se propaga rápidamente podrían enfrentar otra posibilidad sombría: los experimentos preliminares sugieren que la mayoría de los tratamientos con anticuerpos para la enfermedad son impotentes contra ómicron.

Los médicos usan versiones artificiales de anticuerpos naturales para evitar el COVID-19 severo en personas de alto riesgo que están infectadas con el coronavirus. Pero una gran cantidad de publicaciones en servidores de preimpresión informan evidencia de laboratorio de que ómicron es total o parcialmente resistente a todos los tratamientos actualmente disponibles basados ​​en estos anticuerpos monoclonales. Las publicaciones aún no han sido revisadas por pares, pero algunas de las compañías que fabrican terapias con anticuerpos ya reconocen que sus productos tienen menor potencia contra ómicron que contra otras variantes.

Los preprints informan que solo dos anticuerpos muestran una fuerte evidencia de retener cierta capacidad para frustrar la variante: sotrovimab, desarrollado por Vir Biotechnology en San Francisco, California, y GSK, con sede en Londres; y DXP-604, que se está sometiendo a ensayos clínicos en China y fue desarrollado por BeiGene y Singlomics, ambos con sede en Beijing.

Estos hallazgos ya están afectando la política sanitaria. Los funcionarios de salud estadounidenses han dicho que racionarán el sotrovimab, asignándolo a los estados en función del número de infecciones y hospitalizaciones y la prevalencia de ómicron. Pero muchos países no pueden satisfacer la demanda inminente de sotrovimab o no pueden acceder a él en absoluto, lo que aumentará la carga de un «sistema de atención médica ya estresado», dice Rajesh Gandhi, médico de enfermedades infecciosas en Massachusetts General Hospital de Boston.

 

Una ultima defensa

Algunos tratamientos con anticuerpos monoclonales para COVID-19 consisten en un solo anticuerpo; otros de un cóctel de varios. Los detalles difieren, pero todos los anticuerpos monoclonales contra el SARS-CoV-2 se unen a la proteína del pico del virus, lo que evita que el virus infecte las células humanas. Los tratamientos reducen el riesgo de COVID-19 grave hasta en un 85%.

Pero cuando los virólogos vieron que ómicron tiene una multitud de mutaciones concentradas en su proteína de pico , temieron lo que significaría para estos tratamientos. El resultado fue incluso peor de lo que esperaban, dice Olivier Schwartz, virólogo del Instituto Pasteur de París y coautor de uno de los preprints. «No esperábamos ver tal cambio en la efectividad de los anticuerpos», dice.

Para probar los poderes de los tratamientos contra ómicron, los investigadores combinaron SARS-CoV-2 vivo o ‘pseudovirus’ artificiales que tienen rasgos del patógeno real con concentraciones variables de cada tratamiento de anticuerpos. Luego enfrentaron la combinación de anticuerpo-virus contra las células que expresan ACE2, el receptor que el virus usa para ingresar a las células humanas.

Luego, los investigadores identificaron la concentración de cada tratamiento que reduciría la replicación viral a la mitad, medida por el número de células infectadas. La mayoría de las drogas no pueden alcanzar ese umbral, incluso a una concentración extremadamente alta. Los anticuerpos fabricados por Regeneron Pharmaceuticals en Tarrytown, Nueva York, por ejemplo, «han disminuido la potencia contra ómicron», reconoció la compañía en un comunicado el 16 de diciembre.

Sotrovimab es el mejor de todos. Aun así, la concentración requerida para reducir a la mitad la replicación viral fue aproximadamente tres veces mayor para ómicron que para otras variantes de coronavirus. Aunque la caída de la potencia de sotrovimab contra la nueva variante es significativa, dice Stuart Turville, virólogo del Kirby Institute en Sydney, Australia, y coautor de uno de los preprints, «no se parece en nada a lo que vimos en los demás». Eso podría deberse a que el sotrovimab se dirige a una parte de la proteína de pico que no cambia en muchos coronavirus relacionados.

Algunos de los estudios encontraron que dos anticuerpos desarrollados por AstraZeneca en Cambridge, Reino Unido, retuvieron algo de poder de neutralización, aunque disminuyó significativamente. Schwartz agrega que es importante complementar los datos de neutralización con datos clínicos reales para confirmar los hallazgos.

 

Más allá de los anticuerpos

Los científicos se apresuran a determinar exactamente qué tan graves son las infecciones por ómicron , en comparación con las infecciones causadas por otras variantes, como Delta. Pero si se elimina el arsenal de anticuerpos, los médicos se quedarán sin una herramienta clave para prevenir enfermedades graves. «Si ómicron muerde con fuerza, será una receta para el desastre», dice Turville.

Gandhi dice que esto requiere una revisión y producción aceleradas de medicamentos antivirales orales como Paxlovid (nirmatrelvir y ritonavir) y molnupiravir, que se espera que sean efectivos contra ómicron debido a su mecanismo de acción, y que son más baratos que los tratamientos con anticuerpos. El fabricante de Paxlovid Pfizer, con sede en la ciudad de Nueva York, informó el 14 de diciembre que el antiviral tenía una eficacia del 89% para prevenir la hospitalización y la muerte en pacientes de alto riesgo cuando se administraba poco después de que comenzaran los síntomas.

Otro desafío será discernir si un individuo está infectado con Delta u Ómicron, dice Gandhi, porque eso determinará qué tratamientos tienen más probabilidades de ser efectivos. Idealmente, los médicos tendrían acceso a una prueba rápida para identificar la variante. Pero sin una herramienta de este tipo, dice, tendrán que confiar en la prevalencia de Ómicron en su comunidad local para tomar esa decisión.

 

Referencias

1. Cameroni, E. et al. Preimpresión en bioRxiv https://doi.org/10.1101/2021.12.12.472269 (2021).

2. Aggarwal, A. et al. Preprint en medRxiv https://doi.org/10.1101/2021.12.14.21267772 (2021).

3. Planas, D. et al. Preimpresión en bioRxiv https://doi.org/10.1101/2021.12.14.472630 (2021).

4. Cao, Y. et al. Preprint en bioRxiv https://doi.org/10.1101/2021.12.07.470392 (2021).

 

 

doi: https://doi.org/10.1038/d41586-021-03829-0

 

 

Traducción y edición: Daniel Ventuñuk

 

 

Fuente: NATURE

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s